EL TRAJE SASTRE. EL CLASICO ELEGANTE

Querid@s  viajer@s de los Viernes Retro, la palabra moda está ligada al concepto de efímero, sin embargo la elegancia es eterna y es cuestión de equilibrio, por eso por que la moda tiene fecha de caducidad, vamos a afrontar ese obstáculo, tomando de la moda el lado mas estable y positivo.
Por eso esta entrada va dedicada al traje sastre o tailleur, una prenda clásica donde las haya, por su versatilidad y su permanencia en el tiempo.

EL traje sastre lo creó un sastre francés a finales de 1890. Desde entonces no ha dejado de llevarse por que es elegante y práctico y porque se puede llevar en cualquier ocasión.
Los primeros trajes sastre se usaban para montar a caballo y eran una adaptación del traje masculino. Consistían en una chaqueta ajustada y falda larga o petticoat, de tejidos resistentes, sombrero masculino, botas de tacón bajo, guantes y corbata. También resultaron muy apropiados para los viajes y otras actividades deportivas.
Hasta principios del siglo XIX, no se comenzaron a usar habitualmente, y siempre como trajes de día.

Pero la verdadera impulsora del traje sastre femenino fue Cocó Chanel. Tras la incorporación formal de la mujer en el mundo laboral a partir de los años 40, la diseñadora francesa Coco Chanel, decidió crear un traje versátil y cómodo al que se le pudieran adaptar algunos elementos masculinos. Los traje estrechos, austeros y funcionales se mezclaron, lo que dio como origen a lo que hoy se conoce como el traje sastre.
Chanel puso de moda el traje sastre sobrio, de diseño militar, combinado con blusas blancas, corbatín y boina, en vez de sombrero.
Desde entonces siempre hay por lo menos un traje sastre en el ropero de cada mujer. Es una prenda clásica, apropiado para cualquier ocasión, mañana, tarde o noche. Va bien a cualquier silueta y consigue dar a la figura mayor esbeltez.
Socialmente el traje sastre, es el traje que ha permitido a la mujer afirmar su derecho a la independencia y la libertad. En sus bolsillos han puesto, la llave del coche y el talonario de cheques. Las mujeres se levantaron de sus divanes donde languidecían y enfundadas en su traje sastre se empezaron a enfrentar a la vida con una nueva esperanza.
Ojalá hayáis disfrutado de éste Viernes Retro y sigáis acompañándome en este viaje a un pasado no muy lejano. Quizá queráis hacer algún comentario, por favor no dejéis de hacerlo, me encantará conocer vuestra opinión y sugerencias.
Feliz Semana querid@ viajeros!

Si has encontrado útil este artículo puedes compartirlo desde tu blog, página Web o foro.




8 comentarios:

  1. Me encantan los trajes sastre por su elegancia, me encanta la ropa que sale en las peliculas de esa epoca, pero una ya no tiene esas medidas para que quede un traje perfecto.

    ResponderEliminar
  2. Una prenda que te saca de muchos apuros!!!
    Muy interesante la entrada.
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Un símbolo de elegancia en toddas las epocas el traje sastre. Muy bonita la entrada. Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encantaron las fotos y toda la ropa!!
    Me gusta mucho la época!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  5. Un trabajo excelente Gloria, un post maravilloso, como siempre, lo he disfrutado!
    me gusta este sastre que además a pesar de los años, se sigue renovando y nos ayuda en muchos momentos!!

    abrazotes,

    eljardindemiduende^^

    (me quedo un ratín escuchando esta música que tanto me gusta)

    ResponderEliminar
  6. Es plasido ver tanta moda de los años 40 en adelante, ya que de ella se estan basando los modista de hoy, lastima que no podemos las gorditas usar estos bellos trajes, pero recreamos nuestra pupila, jejeje...

    ResponderEliminar
  7. Exelente todo de buen gusto.muy buen trabajo-buscando targ.antiguas te encontre.estaras en mis fovoritos,te felicito muy bueno todo.Naomi

    ResponderEliminar
  8. Acabo de encontrar esta pagina y me parece exelente, gracias por compartir todos esta información.

    ResponderEliminar

Ojalá hayas disfrutado del viaje, quizás quieras dejarme unas palabras, me gustaría mucho saber de ti, me interesa mucho tu opinión y sugerencias. Muchas gracias por acompañarme.